Instituto Global para la Salud Hispana trabajando para aumentar la participación en ensayos clínicos

Menos del 8 por ciento de participantes en ensayos clínicos son hispanos y menos del 1 por ciento están inscritos en investigaciones financiadas por NIH (por sus siglas en Inglés), a pesar de que representan el 17.8 por ciento de la población nacional y son la minoría étnica/racial más grande del país. Esta falta de representación significa que los ensayos clínicos pueden no proporcionar resultados precisos para la población hispana que puede tener factores genéticos o culturales que causen que intervenciones médicas los afecten de manera diferente. Uno de los objetivos del Instituto Global para la Salud Hispana (GIHH por sus siglas en Inglés) es aumentar esta representación en ensayos clínicos. Lanzado en 2016 como una colaboración entre Texas A & M University System y El Hospital Pediátrico Driscoll, GIHH reúne a investigadores, médicos y comunidades.

Los ensayos clínicos determinan la seguridad y eficacia mientras se buscan interacciones farmacológicas potenciales y aquí es donde GIHH trabaja para marcar la diferencia. Debido a la escasa representación hispana, los ensayos clínicos están limitados para conocer la seguridad y eficacia de los medicamentos que previenen o tratan las afecciones en este grupo étnico. Mejorar el acceso a los ensayos clínicos hará que los resultados sean más válidos desde el punto de vista científico y, por lo tanto, debería garantizar que la intervención sea más aplicable a la población en general.

“El Instituto Global para la Salud Hispana es una colaboración entre nuestros investigadores y médicos en el Hospital Pediátrico Driscoll con un objetivo común: mejorar la salud de las poblaciones hispanas y ayudar a las personas con problemas únicos de salud. Estamos creando estrategias para eliminar las disparidades en el cuidado médico y ya hemos financiado varios proyectos,” dijo Carrie Byington, MD, vicecanciller de servicios de salud del Sistema Universitario Texas A & M, vicepresidenta sénior del Centro de Ciencias de Salud de Texas A & M University, decana del Colegio de Medicina de Texas A & M y miembro del comité ejecutivo.

GIHH proporciona subsidios iniciales para investigar las necesidades de salud en el Sur de Texas como diabetes, obesidad, asma, enfermedades infecciosas y enfermedad renal. Hasta el momento, cuatro proyectos han recibido financiación. Los equipos de investigación se componen de médicos del Hospital Pediátrico Driscoll o Driscoll Health Plan y científicos del Sistema Universitario de Texas A & M.

Con sede en el Hospital Pediátrico Driscoll en Corpus Christi, el alcance del instituto se extiende a todo el Sur de Texas con clínicas especializadas en Brownsville, Harlingen, McAllen, Laredo y Victoria. La asociación alinea la participación de Texas A & M con otras iniciativas, como Healthy South Texas, centrada en la atención médica preventiva para diabetes, asma y enfermedades infecciosas.

“Obtener la información clínica correcta para las poblaciones de pacientes adecuadas es vital para que los investigadores comprendan mejor la salud y enfermedad y para garantizar que los ensayos clínicos funcionen para todos los estadounidenses. Como la participación hispana en ensayos con medicamentos es significativamente baja, identificamos esta plataforma, GIHH, para ayudar a abordar el problema,” dijo Indra K. Reddy, PhD, decano fundador y profesor del Colegio de Farmacia Irma Lerma Rangel de Texas A & M y miembro del comité ejecutivo. “Como Texas tiene una gran población hispana, este instituto nos ayuda a reclutar una población representativa para expropiar los datos de la población general. Esta asociación realmente necesitaba suceder; esto es un cambio en el juego, aprovecha nuestras fortalezas existentes en ciencias básicas y clínicas.”

Los ensayos clínicos son la etapa final de los complejos sistemas de desarrollo y administración de fármacos. Toma un promedio de 12 a 13 años con un costo de $ 2.6 mil millones desde el momento en que se descubre un medicamento hasta la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Los ensayos clínicos representan aproximadamente 80 al 90 por ciento de este costo total.

“Estamos tratando de ampliar el alcance de la población hispana a los estudios clínicos,” dijo Jaime Fergie, MD, director médico. “Muchas veces, los hispanos no se encuentran en un área donde se lleva a cabo investigación médica institucional, y estamos tratando de cambiar eso. Soy optimista, ya que he notado gran entusiasmo tanto en los aspectos académicos como clínicos de la asociación.”

Se debe evaluar la genética, estilo de vida y factores de riesgo de una comunidad específica para poder beneficiarse de la investigación clínica. GIHH tiene tanto académicos como clínicos quienes pueden evaluar adecuadamente a los pacientes, combinando conocimiento práctico y teórico. En otras palabras, los investigadores de ciencias básicas tienen acceso a personas con experiencia clínica, y los médicos pueden colaborar con académicos que tienen experiencia en investigación poblacional.

“Los avances en la medicina dependen de la voluntad de la población para participar en la investigación biomédica,” dijo Fergie. “Necesitamos que la población hispana participe, los medicamentos a veces no funcionan igual entre grupos étnicos. Queremos que todos los grupos étnicos estén representados y por esa razón es que estamos aquí. Esto apenas comienza y estoy a la espera de los resultados.”