Testimonios de los Residentes


Portrait of resident Audrey Parmar, MD

Audrey Parmar, MD

Clase del 2017

¡Un gran saludo a quien esté leyendo esto! Estoy encantada de contarles acerca del Hospital Pediátrico Driscoll, por qué lo elegí, y por qué debe considerar convertirse en parte de nuestra familia Driscoll. Nací y crecí en Corpus Christi, TX. Conozco la importancia que juega DCH en nuestra comunidad, por lo que me emocioné mucho al incorporarme al programa. Driscoll hace tanto, no sólo para sus pacientes, sino también para los niños del Sur de Texas. Cuando venga a entrevistarse a DCH, vea por sí mismo y hable con la gente local.

Cuando comencé mi ruta de entrevista, estaba contenta de entrevistar en DCH, pero sabía que no podía escoger el programa basándome únicamente en que era mi hogar. Tuve que ser muy crítica en mi decisión ya que los siguientes 3 años serán parte de mi formación médica y la decisión no se podría hacer ligeramente. El día que entrevisté, todo el mundo era tan acogedor desde los guardias de seguridad hasta los trabajadores de la cafetería a los residentes y los médicos. Quedé impresionada con el rico ambiente de aprendizaje, la camaradería entre los residentes, la diversidad de pacientes y la gran cantidad de patologías. Encima de todo eso, tenemos una tasa de éxito maravilloso, el 100%. Los médicos son excelentes y ayudan guiando en la dirección correcta. Les encanta enseñar, son fácilmente accesibles y se preocupan por nuestro bienestar.

Otro aspecto importante del programa de residentes. La gente con quienes van a trabajar durante la residencia también son parte de la formación médica. He desarrollado una gran admiración y respeto por mis compañeros residentes mientras aprendo de ellos y crezco con ellos. El conocimiento que he recibido de mis colegas es inmenso. No podría haber elegido un mejor grupo de personas con quienes trabajar.

Siendo de Corpus Christi, puedo decirles algunas cosas sobre la ciudad. Es un gran lugar para vivir y no una ciudad excesivamente grande, por lo que el tráfico no es una molestia. Tenemos mar y playa cerca. Es soleado prácticamente dos tercios o más del año. Tienes hermosa brisa, festivales divertidos y gente muy amable. La vida aquí es muy asequible, con restaurantes mu buenos de mariscos, barbacoa y mexicanos. Un bono adicional, se encuentra 2-4 horas de distancia de grandes ciudades como San Antonio, Austin y Houston para una escapada de fin de semana.

Espero que visite nuestro programa durante la temporada de entrevista y vea las cosas maravillosas que tenemos para ofrecerle. ¡Mucha suerte!


Fernando Molina, MD

Fernando Molina, MD

Clase del 2017

En pleno proceso de encontrar el lugar adecuado para entrenar como futuro pediatra, la palabra “coincidencia” se repite tantas veces que podría ser trivial para algunos de nosotros. En mi caso, tuve la enorme bendición experimentar una verdadera coincidencia. Quería encontrar un lugar donde estás expuesto a una gran variedad de patologías y donde tienes perfecto equilibrio entre trabajo y tiempo libre; un lugar donde simplemente aprendes mucho.

En Driscoll, me encanta cómo los médicos me conocen por nombre (o incluso por apodo). No eres sólo un número. Lo que más me gusta es el ambiente el cual invita a aprender sin estrés. Tienes mucho tiempo libre, incluso durante el primer año, para pasar tiempo con familia, ir a la playa, ir de surf o si eres más apasionado, trabajar en un proyecto de investigación con los médicos, estudio sobre la patología de un paciente, Juntas, Paso 3, aprender otro idioma, lo que se te ocurra. Aquí en Driscoll hay apoyo en cualquier campo que decidas para el futuro. La mayoría de las veces, siento que Driscoll considera tu éxito futuro su propio éxito. No encuentro una mejor manera de expresar el apoyo que se experimenta que este hecho.

Como un médico extranjero, me siento muy bienvenido aquí en Corpus Christi, donde toman la hospitalidad sureña muy en serio y creo que es contagioso. Considero que todos mis colegas aquí en Driscoll son no sólo compañeros de trabajo, sino también mis amigos. Son un grupo excelente de futuros pediatras de los Estados Unidos y también de todo el mundo. ¡Incluso, planeamos visitar los países de unos y otros durante las vacaciones!

Cada día hay una gran cantidad de recursos de donde aprender: informe Matutino, Rondas de Enseñanza, Conferencia de Mediodía, el Club Nelson los Viernes, casos de enseñanza y diagnóstico visual. Además, puedes acercarte a los especialistas y preguntarles directamente. Siempre están dispuestos a enseñar. Si tuviera que elegir otra vez, siempre elegiría al Hospital Pediátrico Driscoll!


Jeffrey Salomon, MD

Jeff Salomon, MD

Clase del 2016

Despierto por la mañana con una cara sonriente. ¿Se preguntarán por qué? Pues tengo que ir a trabajar en un lugar acogedor y que apoya mis metas como médico. El Hospital Pediátrico Driscoll ha demostrado ser todo lo que esperaba y deseaba  en un programa de residencia; promueve aprendizaje en una infinidad de formas. La exposición clínica en el piso y autonomía que nos dan es increíble. Si tiene cualquier pregunta, residentes senior y médicos siempre están disponibles. Driscoll también tiene una gran cantidad de tiempo asignado para el aprendizaje con conferencias diarias en la mañana y a mediodía, Club del Libros Nelson y sesiones clínicas semanales y un Club de Revisión Mensual. Además, la Conferencia de cada mañana es dirigida por estudiantes, estimulando un entorno de enseñanza y aprendizaje.

Hay una intimidad en este programa que realmente he disfrutado. Suficientemente pequeño para que todos los médicos conozcan a los residentes por nombre y lo suficientemente grande para cubrir prácticamente todas las especialidades. Los médicos siempre están dispuestos a enseñar y dar tiempo extra para establecer mayor comprensión y control de las enfermedades. La medicina es un arte y tener rondas de enseñanza diarias en el piso con una variedad de médicos ayuda en la formación de su propia combinación de las mejores prácticas y plan personal de atención. La ubicación particular de Driscoll permite conocer una gran diversidad de enfermedades y síndromes que muchos otros programas no tienen el lujo de experimentar. A menudo he escuchado la frase, “Si hay 100 personas con una enfermedad en el mundo, Driscoll tendrá dos.” Debido a esto, existen muchas oportunidades de investigación que adelantan aún más la educación.

Los residentes son parte de la familia. Muchos otros programas mencionan que se juntan para cumpleaños, baby showers, etc. Los cuales se sienten como compromisos obligatorios. Nuestros residentes programan viajes juntos,  aventuras de fin de semana, conciertos, actividades de playa, cine y cenas a menudo. Corpus Christi es una ciudad grande/pequeña con muchas cosas que hacer, pero la gente actúa como que es una ciudad pequeña. El crimen es bajo y esta ciudad costera tiene un montón de sorpresas que ofrecer. Trabajamos y jugamos duro. Esto es evidente ya que nuestro programa tiene muchos años con una tasa de aprobación de 100%, pocos programas pueden presumir de dicha estadística. Sabía que, a pesar de lo mucho que me divertiría aquí, tendría  más que suficiente tiempo para mi educación y estudios y ha sido como lo esperaba. En mi corto tiempo aquí, siento que mi base de conocimientos ha crecido a pasos agigantados.

Dentro de todo, seleccionar a Driscoll ha sido una decisión excelente y no podría pensar en un mejor programa para nutrir mis conocimientos y habilidades para convertirme en un gran pediatra.


Erin Brennan, DO

Erin Brennan, DO

Clase del 2016

Hola a todos, (o todos, ahora que soy tejana). ¡Me encanta lo que hago! Estoy segura de que es porque Pediatría es una especialidad “feliz”. Sin embargo, creo que la mayoría tiene que ver con haber recibido mi formación en Driscoll.

En primer lugar, tengo la fortuna de trabajar con un gran grupo de residentes. Puede que vengamos de todas partes del mundo y de orígenes diferentes, pero hay algunas cosas que todos mis compañeros residentes tienen en común. Son del tipo para celebrar cumpleaños, próxima boda o la llegada de un bebé a la familia. También son del tipo que se aseguran que tengas algo divertido y relajante que hacer en tu noche libre. Ellos son del tipo que acogen tu loca idea de Juegos Olímpicos de Invierno para los residentes. Lo más importante, son del tipo que se aseguran de que te sientas apoyada. Incluso en los días donde parece que ER entero va a ser admitido, hay alguien que te apoya. Y, a su vez, haría lo mismo por cualquiera de mis compañeros residentes.

En segundo lugar, me gusta estar en un hospital pediátrico. El ambiente en Driscoll es tan amigable. Es agradable ser saludado con sonrisas donde quiera que vaya en el hospital. Es no quiere decir que hay días que me encantaría seguir durmiendo, pero vale la pena levantarse cada mañana. Tener un paciente que me apode “Bones” porque yo también me llamo Dr. Brennan o recibir un apretón de mano de un paciente que finalmente se encuentra lo suficientemente sano para volver a casa me recuerda por qué estoy en pediatría y por qué elegí Driscoll.

En tercer lugar, agradezco las oportunidades en Driscoll. El programa de Driscoll siempre trata de mirar hacia adelante y proporcionar la mejor experiencia para los residentes. Es bueno saber que tengo una voz en el programa y que mis opiniones son acogidas y apreciadas. Este entorno abierto me ha dado la confianza para tomar un rol activo en los esfuerzos de nuestro programa. Cuando elegimos unirnos al desafío de carrera de 10K de Head Start, finalmente tomé la iniciativa de utilizar toda mi lectura y estudios sobre hábitos saludables creando un boletín para los padres. Fue aún más emocionante ver a los participantes recibir el primer boletín y su entusiasmada respuesta.

Espero que encuentre un lugar que lo haga sentirse feliz, apoyado, bienvenido y realizado. Estoy agradecida de haberlo obtenido porque hace este proceso de aprendizaje mucho más rico. ¡Mucha suerte!


Hari Gourabathini, MD

Hari Gourabathini, MD

Clase del 2015

Hola,
Soy un graduado médico internacional de la India. Persigo mi sueño de ser un pediatra en un gran programa de residencia pediátrica, Hospital Pediátrico Driscoll. En mi opinión, veo esta institución en los siguientes términos: académicos, alcance comunitario, familia y trabajo duro.

Académicos:
El programa académico es interesante y emocionante. Este programa extrae su academia fuerte de una didáctica equilibrada, integrada a su rutina hospitalaria diaria. La diversa patología en este hospital entrega grandes conocimientos y habilidades, y al mismo tiempo, usted tiene tiempo para pensar y controlar a sus pacientes. La facultad es amistosa y dirigida académicamente y dispuesta a ayudarle en cada paso del camino. A lo largo de este viaje extraordinario, me han llovido oportunidades, habilidades y conocimientos para brillar en mi carrera pediátrica, y también en las subespecialidades que pretendo dominar en un futuro.

Alcance comunitario:
Desde la escuela de medicina, siempre quise devolverle a la comunidad. Cuando pienso en el Hospital Pediátrico Driscoll, lo veo como un proveedor de cuidado confiable y consistente para los niños del sur de Texas. Este hospital tiene un historial impresionante y exitoso de 60 años de atención pediátrica abasteciendo a todos los sectores de las comunidades en el sur de Texas. Este programa siempre ha estado involucrado en la comunidad. Como residente, me ha dado la experiencia y capacitación para moldearme en un gran médico para la comunidad. Driscoll ha aumentado mi conciencia en problemas de salud de la comunidad, tales como obesidad y me ha ayudado a enfocar mis habilidades. Me ofrece la oportunidad de retribuir a la comunidad.

Familia:
Cada residente es parte de la gran familia Driscoll. Es una familia unida con grandes cualidades, como cooperación, ética de trabajo fuerte, honestidad, perseverancia e integridad. Estas prácticas y culturas han sido asimiladas en la vida de los residentes desde el propio director del programa. Con todos mis colegas, aprecio muchísimo la experiencia gozosa de trabajar, aprender y ser parte de una familia diversificada, y usted también lo hará. El director del programa es fácilmente accesible en cualquier momento y ayuda con cualquier situación con la cual crea que necesitar ayuda.

Trabajo duro:
Este es un programa comunitario maravilloso que se ha ganado un alto nivel de respeto a través de trabajo duro. Durante los últimos 60 años, lograr este respeto fue posible sólo a través del compromiso a excelencia del Hospital Pediátrico Driscoll. Siento que el Hospital Pediátrico Driscoll y su programa de residencia ayuda a incorporar sus grandes fortalezas y ética en su vida personal y práctica.

En resumen, Driscoll es una institución, una familia de residentes y una comunidad pediátrica que siempre está allí para ti y tu futuro. “No puede conseguir nada mejor que esto.”


Eric Purifoy, MD

Eric Purifoy, MD

Clase del 2015

Juntarme con el Hospital Pediátrico Driscoll ha demostrado ser una de las bendiciones más grandes de mi vida. No sólo me ha dado la oportunidad de perseguir un sueño, pero también se siente como si me he unido a una familia. Los residentes son tratados con respeto y nuestro trabajo es apreciado por el personal. Driscoll tiene facultad en casi todas las especialidades imaginables, y todos se toman el tiempo para enseñar y apoyarle en su viaje de especialización, en caso de ser esta una meta personal. Los médicos conocen a cada residente por nombre y son receptivos a sugerencias y preguntas.

Corpus Christi tiene una sorprendente cantidad de actividades y atracciones divertidas. Para cenar, uno puede elegir entre diferentes cocinas, incluyendo sabrosos mariscos y comida mexicana. Aquellos que les gusta socializar o disfrutar de música en directo tienen bastantes opciones de vida nocturna. Ubicado directamente en el agua, hay una actitud de “sal de la vida”, personificada por veleros, lugares famosos de pesca, así como puntos de surf y playas serenas.

Una residencia debe proporcionar una enseñanza de calidad combinada con exposición a una variedad de patologías, junto con una cantidad suficiente de pediatría general, y Driscoll los proporciona. Driscoll, junto a la Universidad Texas A & M, actúan como un centro sin oposición que sirve a más de 2 millones Tejanos del Sur con atención médica de alta calidad. Ha sido un honor haber sido elegido para formar parte de esta institución ejemplar.


Fiona Tagari MDFiona Tagari, MD

Clase del 2015

En bienes raíces se trata “ubicación, ubicación, ubicación”, y en un programa de residencia, todo es acerca de “aprendizaje, aprendizaje, aprendizaje.” En Driscoll se obtienen ambos. El Hospital Pediátrico Driscoll se encuentra en Corpus Christi, Texas, que ha sido descrito como un tesoro escondido de la costa del Golfo. Es una ciudad suficientemente grande donde podrá disfrutar de todas las comodidades de una ciudad, sin las molestias de una gran ciudad. El traslado diario es fácil, el crimen no es un problema y lo más importante, la gente es amable y servicial. Lo sé porque he vivido en Corpus durante muchos años. Como residente de Driscoll, eres parte de una familia. Una familia que es muy acogedora, que apoya y alentadora. Una familia que proporcionará toda la ayuda y recursos que necesita en su camino a convertirse en un gran pediatra. Trabaja con y recibe enseñanza  directamente de pediatras generales y médicos especialistas (sin asistentes por medio). Es un lugar “donde todo el mundo sabe tu nombre”. En Corpus y Driscoll, usted encontrará un hogar lejos de su hogar, o mejor aún, se convertirá en su nuevo hogar permanente.


avery-wrightAvery Wright, DO

Clase 2014

Driscoll es el tipo de lugar donde la gente disfruta ir a trabajar. Llegan con una sonrisa en su rostro y un ritmo en su paso. Recibo por lo menos 5 deseos de “buenos días” alegres todos los días. Es una linda manera de empezar el día. Por esta razón, las personas con quienes trabajo son la razón # 1 por la cual vine a Driscoll.

También me gusta el que sea un programa relativamente pequeño. Lo bueno es que los médicos asistentes nos conocen por nombre, los residentes se convierten en un grupo muy unido, y nadie termina siendo otro rostro en la multitud. Empezamos haciendo procedimientos como internos. Que yo sepa, como interno, hago cosas que otros programas sólo permiten hacer a sus especialistas. Esto no significa, sin embargo, que es demasiado pequeño. El programa es lo suficientemente grande para que nunca se sienta solo o abandonado. Si tiene una pregunta o necesita ayuda, siempre hay alguien con quien hablar. También hay suficientes residentes para mantener cierta flexibilidad. Con frecuencia, los residentes se ayudan mutuamente con conflictos de horario o carga de trabajo del hospital.

Creo que nuestro ciclo de conferencias es superior a la de otros programas. Tenemos una conferencia matinal liderada por residentes la cual cuenta con temas interesantes y pertinentes a los pacientes que han sido vistos recientemente en Driscoll. Durante el almuerzo, los residentes pueden respirar un suspiro de alivio ya que nos encontramos libres de la posibilidad de hacer una presentación y en su lugar nos enseñan acerca de los temas más recientes y destacados en los campos respectivos de nuestros especialistas asombrosos. Eso significa 10 horas de conferencia a la semana, 40 horas al mes, o más de 500 horas al año. Sorprendente, las horas se acumulan rápidamente.

En resumen, creo que Driscoll es un gran lugar para trabajar. Es un lugar con un ambiente alegre y relajado, los residentes maravillosos, y el rendimiento académico excelente.


PotoniaJennifer Potonia, DO

Clase 2015

Viniendo de Pittsburgh, tuve muchísimas otras opciones cercanas para una residencia de Pediatría, pero después de sopesar cuidadosamente los diferentes programas y teniendo en cuenta lo que realmente quería obtener de mi residencia; Driscoll estaba de primero en mi lista. Las oportunidades de enseñanza y aprendizaje en Driscoll son de primera. Los residentes no sólo reciben diferentes recursos para el aprendizaje auto-guiado, también asistimos al Informe Matinal, Club de Nelson y Journal Club, entre otras conferencias, para el aprendizaje en grupo con discusiones activas entre residentes y cirujanos. Driscoll tiene varios cirujanos increíblemente bien informados que son muy prácticos con un amor natural por la enseñanza.

Otro aspecto de Driscoll que me atrajo a este programa fue el tamaño del programa y la calidad de gente que atrae Driscoll. Somos suficientemente grandes, aunque bastante pequeños. No sólo trabajamos bien en conjunto los residentes, sino que también encontramos tiempo para relajarnos lejos del hospital. Fogatas en la playa, noches de juegos y cenas en conjunto suceden a menudo. No puedo recalcar suficiente lo bien que se llevan todos los residentes y el respeto mutuo que tenemos aquí el uno por el otro.

La elección de una residencia es una decisión enorme y yo elegí lo que significa más para mí: una educación de alta calidad que se complementa con un equipo estimulante de cirujanos y residentes respetuosos. ¡Espero que usted elija lo mismo!


eric-baggermanEric Baggerman, MD

Clase 2014

Driscoll ha demostrado ser la increíble oportunidad que yo había buscado para desarrollarme como pediatra. Cuando buscaba un programa de residencia mis prioridades eran enseñanza, volumen y variedad. Para enseñanza, he apreciado el enfoque que el programa coloca en garantizar un sistema que permite a los residentes una educación insuperable. El plan de estudios definido es un buen equilibrio de experiencias con los pacientes, rondas de enseñanza, conferencias organizadas y lectura enfocada. Lo importante es que los médicos y especialista ofrecen información actualizada a través de relaciones personales. En cuanto a experiencias con los pacientes, el volumen y variedad de pacientes me ofrece más que una amplia oportunidad para trabajar con numerosos casos que presentan tanto condiciones comunes como poco común. Con esto no tengo la menor duda en mi capacidad para completar el programa totalmente capacitado en pediatría general y preparado para la beca que debo elegir.

Además de estos elementos que busqué en mi selección personal de un programa de residencia, Driscoll tiene otros atributos atractivos. Una característica especial es la participación de pediatras de la comunidad involucrados en el cuidado de pacientes hospitalizados. Este sistema me ha permitido sacar lo mejor de un gran número de pediatras quienes me tratan con gran respeto. Ha sido maravilloso estar en mi lugar en Driscoll donde con un amplio apoyo y orientación los residentes son un elemento clave en la entrega de gran atención a los niños.

Otro atributo que no puedo dejar de mencionar es el cálido ambiente familiar que disfruto trabajando aquí. Me beneficio al estar rodeado de residentes talentosos, trabajadores y que te apoyan con quienes comparto mi educación y trabajo. Son seleccionados de los mejores del mundo tanto por su carácter como sus habilidades. No puedo imaginar una mejor oportunidad en ningún lugar.


sanjeet-panda.jpg

Sanjeet Panda, MD

Clase 2014

“¡¡¡Hola amigos!!! Saludos cordiales de parte de los residentes en el Hospital Pediátrico Driscoll. Hasta ahora, para mí ha sido un gran camino; pacientes cariñosos y agradecidos, personal siempre listo para ayudar, cirujanos siempre accesibles y luego, no hay que olvidar lo mejor en el pastel, nuestro director del programa, el Dr. Dirksen. Aunque un IMG, nunca me sentí distante o lejos de casa. Le llamamos la familia Driscoll y se siente tan pronto como visite nuestro programa, haciéndolo diferente a los otros. Debido a la ubicación del programa, lo que recibirá aquí no serán labores mediocres, sino mucha enseñanza y exposición adecuada a patologías variadas. Mucha flexibilidad de rotaciones y el continuo apoyo de nuestros consultores dedicados, le ayuda a llevar adelante a sus trabajos de investigación y necesidades requeridos para su residencia, lo cual se encuentra bien demostrado por el porcentaje de nuestros residentes que coinciden con la primera preferencia para residencia. No tengo ninguna duda sobre mi elección. Espero que encuentre el lugar adecuado para usted. Le deseo lo mejor!! ”


shaye.jpg

Shaye Tegeler, DO

Clase 2013

Driscoll es un gran lugar para trabajar. No sólo llegas a conocer y  aprender de destacados cirujanos de todo el mundo, pero también muchos de tus compañeros residentes son un crisol de diferentes culturas y antecedentes. Es un lugar asombroso no sólo aprender medicina, sino también para conocer el mundo total, todo aquí localmente en Corpus Christi. Otro aspecto maravilloso de Driscoll es la Fundación de Driscoll, la cual ha estado sirviendo a los niños del Sur de Texas desde el comienzo del hospital. No muchos hospitales tienen una  base de apoyo diario tan fuerte como Driscoll. El hospital y la comunidad trabajan mano a mano cada día, semana, mes y año para asegurar de que cada niño obtenga lo que se merece, la mejor atención de salud de la gente más atenta que se puede encontrar.


santiago.jpg

Santiago Encalada, MD

Clase 2013

En una palabra mi experiencia personal en Driscoll ha sido “increíble”. Tiene la mezcla perfecta de prácticas de experiencia clínica y didáctica. El programa ofrece flexibilidad suficiente para que yo pueda elegir rotaciones de subespecialidad basadas en lo que me interesa. Pero lo que más valoro en el programa es la relación que los residentes tienen entre sí. Nos tratamos como familia.


dev.jpg

Devasena Iyer, MD

Clase 2012

Las cosas que me gustan de estar en Driscoll–los cirujanos que son muy accesible y que conocen a todos los residentes por nombre y las enfermeras que nos ayudan a cada paso, nos enseña sobre el trabajo y a veces con disciplina de amor. Son los terapeutas respiratorios que nos ayudan a monitorear a nuestros pacientes cuando los pisos rutinariamente explotan con pacientes RSV cada invierno y los farmacéuticos que ayudan ajustando una dosis de droga en el medio de la noche y terminan la conversación con, “que tengan un una gran turno”. Son los 41 residentes con quienes damos esta prueba de fuego de 3 años juntos. Nos hemos visto mutuamente en las más altas y más bajas. Nos hemos visto crecer uno a uno y nos respaldamos unos a otros. ¿Así que, qué es lo que destaca a Driscoll por encima de tantos otros programas de Pediatría en el país? Definitivamente es la gente.


leah-pic.jpg

Leah Mercado, MD

Clase 2010

El Hospital Pediátrico Driscoll es hogar para más de 40 residentes pediátricos que vienen de todo el país y el mundo. El logro individual, talento y experiencia que trae cada residente promueve desarrollo profesional y personal y hace entretenido el ambiente de aprendizaje y trabajo. Pueden venir acá con cualquier carrera en mente y estén seguros de que estarán bien preparados como Pediatra General o Especialista.


ann.jpg

Ann Thyssen, DO

Clase 2010

Quisiera describir la experiencia de ser residente en Driscoll como trabajo duro con gente buena. No te puede ir mal en un lugar donde todo el mundo existe porque les encantan los niños, pero Driscoll también es un microcosmos único de personas con las prioridades correctas – Dios y familia. Todo el mundo tiene gran éticas de trabajo y he aprendido mucho de todos mis colegas. No creo poder encontrar otro hospital como Driscoll.


soniamathew.jpg

Sonia Mathew, MD

Clase 2012

Una vez  un residente en visita me preguntó, “¿por qué aquí todo el mundo sonríe?” Eso fue exactamente lo que me llamó la atención cuando visité Driscoll por primera vez. Los guardias de seguridad, personal de la cafetería, personal de limpieza, enfermeras y médicos, todos tienen una sonrisa o una palabra alentadora para ti. Siempre Hay una mano de ayuda cuando la necesitas. Si te vas por unos días, te extrañan. Te dan una bienvenida como un amigo perdido  hace mucho de regreso. Extraños te conversan en los pasillos o el ascensor. Haces un nuevo amigo cotidianamente. Quizás sea el liderazgo, o el espíritu de Clara Driscoll, o simplemente la alegría de estar alrededor de los niños. Es un lugar feliz y se nos recuerda todos los días.

También  tú lo veras y lo experimentaras.


seshadri.jpg

Sheshashree Seshadri, MD

Clase 2013

Comienzas tu día con un cálido saludo de, “Hola que paso?” La gente de Driscoll y Corpus son tan cálidos como el clima. El Informe formal de las mañanas con casos de enseñanza sirven como capuchino para el cerebro y las rondas de enseñanza agregan más cafeína. Una miríada de patologías, no sólo con base terapéutico sino también evidenciaría, y medicina preventiva con un saldo con base clínica y ambiente de hospitalización te prepara para enfrentar al mundo después de la residencia. Agrega una playa para los niños, natación para todos y surfeo para los peligrosos – y lo tienes todo.