Los pacientes con cáncer de Driscoll muestran tener “Lo que se Necesita”

Evento planeado para el 7 de Septiembre conmemorando el mes de Concientización acerca del Cáncer Infantil con temática, “Guerreros”

CORPUS CHRISTI -Los pacientes con cáncer del Hospital Pediátrico Driscoll fácilmente pueden describirse como guerreros. Se han adaptado a luchar contra una enfermedad potencialmente mortal con resistencia y valentía, al mismo tiempo que mantienen a flote la moral de sus familias.

El 7 de Septiembre, Driscoll honrará el espíritu combativo de sus pacientes de cáncer conmemorar el mes de concientización sobre el cáncer infantil con una celebración con temática de guerreros en el Museo del USS Lexington en la bahía. Cerca de 150 pacientes y sus familias de todo el Sur de Texas han sido invitados. En consonancia con el tema de Guerrero, cada paciente recibirá una plaquita de identidad como recuerdo. Concejala de la ciudad de Corpus Christi, Lillian Riojas, leerá una proclamación declarando Septiembre 7, Día de Conciencia contra el Cáncer Infantil y el puente de la bahía cercana se iluminará en amarillo especialmente para la ocasión.

Aquí tienen información de tres héroes que planean asistir al evento:

El Collar de "sobreviviente" de Rhianna Brizuela es una fuente de orgullo para la niña de 4 años de edad.
El Collar de “sobreviviente” de Rhianna Brizuela es una fuente de orgullo para la niña de 4 años de edad.

Rhianna Brizuela

4 años de edad
Laredo

Detrás de la bonita sonrisa, conducta tímida y dulce Rhianna es una niña fuerte que luchó contra el cáncer desde que era sólo un bebé. Su madre, Itzamara Pedraza, la llevó a un pediatra cuando tenía cuatro meses porque tenía protuberancias del tamaño de una moneda de 10 centavos en el vientre y sus axilas. Se descubrió que Rihanna tiene neuroblastoma, y aún más preocupante para su madre que la enfermedad se encontraba en etapa cuatro de acuerdo a una escala de gravedad de cuatro etapas.

“Estaba en shock”, dijo la Sra. Pedraza. “La primera semana sólo lloraba. Luego me detuve porque tenía que ser fuerte para mi hija.”

Ms. Pedraza decidió llevar a Rhianna al Hospital Pediátrico Driscoll para el tratamiento especializado que necesitaba. En Driscoll, fue sometida a numerosos exámenes, análisis y radiografías antes de comenzar tratamientos de quimioterapia regular. Fue entonces cuando Rhianna mostró su verdadero Temple.

“Era sólo un bebé, pero nunca estuvo de mal humor o algo así,” dijo la Sra. Pedraza. “No sé dónde sacó esa fuerza. Ella es una niña de fuerte cabeza”.

En Junio de 2009, la glándula suprarrenal derecha de Rhianna fue extraída por un cirujano de Driscoll para prevenir el regreso del cáncer, dijo su madre. También se le insertó un mediport en el pecho – un aparato a través del cual los médicos pueden administrar medicamentos de quimioterapia en un vaso sanguíneo o extraer una muestra de sangre.

La Sra. Pedraza dijo que su hija ahora se encuentra en el lado “más seguro”, pero que tiene que venir a Driscoll, una vez al año para visitas de seguimiento.

Difundir el mensaje de que el cáncer puede afectar cualquier persona independientemente de su edad es importante para la Sra. Pedraza.

“Haré cualquier cosa para ayudar a crear conciencia de que los niños también se enferman de cáncer”, dijo.


Sara Cavazos
Chemotherapy didn’t keep Sara Cavazos, 7, from smiling earlier this year.

Sara Cavazos

7 años de edad
McAllen

Dijo su madre, Anna Cavazos, ” fue un momento que cambió mi vida” cuando Sara fue diagnosticada con cáncer en su riñón y ganglios abdominales, el año pasado. La buena noticia era que, debido a la edad de Sara y la falta de una predisposición genética, el cáncer de riñón era “muy tratable”, dijo La Sra. Cavazos.

Los médicos en el Hospital Pediátrico Driscoll rápidamente desarrollaron un plan de tratamiento para Sara que primero incluyó la extracción de un tumor canceroso de su riñón, que se realizó justo antes de Navidad, seguida por tratamientos de radiación y quimioterapia en Driscoll Children Medical Plaza en McAllen.

Como es común con los pacientes sometidos a tratamiento contra el cáncer, Sara perdió su pelo. Y debido a su inmunidad baja, tuvo que recibir su educación en casa. Sin embargo, ella manejó los retos como un soldado, inspirando a su propia familia.

“Es una luchadora, un verdadero héroe,” dijo La Sra. Cavazos. “Que casi nunca se ve cabizbaja o deprimida. Su frase favorita es, “yo lo tengo mamá, lo venceré. Creo que ha sido más difícil para sus padres, que para ella”.

La Sra. Cavazos dijo que un punto alto a través del viaje de Sara con cáncer ocurrió en junio pasado cuando asistió al “Camp Star Trails”, un campamento de verano en Burton diseñado para niños con enfermedades crónicas y discapacidades. Una de las hermanas mayores de Sara la acompañó.

“Lo pasaron muy bien”, dijo La Sra. Cavazos. “Tuvieron la oportunidad de conocer a otros niños con enfermedades, relacionarse con ellos y darse cuenta que no son los únicos que batallan con esto”.

La perseverancia de Sara no ha sido en vano. Recientemente su cabello empezó a crecer, y en Julio, los médicos de Driscoll confirmaron que se encuentra libre de cáncer, dijo La Sra. Cavazos.

“Recibió el ‘Todo Claro'” una semana después de su cumpleaños. Ahora está muy entusiasmada en volver a la escuela y estar con sus amigos nuevamente.”


Mateo garza
Matthew Garza, 6, wears his navy flight suit on the deck of the USS Lexington Museum on the Bay.

Mateo Garza

6 años de edad
Bishop

Cada jueves, Matthew puede encontrarse jugando sus videojuegos favoritos entre los exámenes de laboratorio y tratamientos de quimioterapia en el Centro de Cáncer y de trastornos Sanguíneos de Driscoll. Ahora se encuentra en la fase de mantenimiento del tratamiento para leucemia linfoblástica aguda, una enfermedad que tomó por sorpresa a sus padres cuando fue diagnosticado por los médicos de Driscoll hace un poco más de dos años, a los 4 años.

“Al principio estábamos en shock total, casi en negación,” dijo la madre de Matthew, Melinda Garza. “Creo que la negación terminó cuando su hermana me preguntó si su hermano iba a morir. Eso fue como un despertador”.

Aunque a Mateo le faltan alrededor de 15 meses de tratamientos contra el cáncer, él se ve tan sano y juguetón como cualquier niño de 6 años de edad. El año pasado, participó en el programa “Piloto por 1 Día”, en el cual pacientes de Driscoll y sus familias son los invitados de honor a una de las Estaciones Aéreas Naval local. El aprecia mucho atesora el traje de vuelo a medida que le dieron los pilotos en la Base Aérea Naval de Kingsville, dijo su madre.

El espíritu de lucha de Mateo ha sido una bendición para su familia, especialmente durante los primeros dos desafiantes años de tratamiento.

“Ha sido increíble”, dijo la Sra. Garza. “Él jamás se ha quejado. Él nos ha dado la fuerza para seguir adelante.”

El padre de Matthew, Gabriel Garza, recordó un reciente viaje que él y su hijo hicieron al rancho familiar en las afueras de Alice después de una sesión de quimioterapia.

Dijo, “Le gusta montar sobre el tractor y poner maíz para los animales, así que fue conmigo”. “Él incluso no se perturbó por la quimio. Fue como si nada hubiese sucedido pasado”.