Prevención de enfermedades cardiacas comienza en la infancia

February is heart month SP_mini
Haga clic en la imagen para leer más.

Usted puede pensar que enfermedades del corazón son un problema de adultos, no para sus niños. Pero hábitos de dieta y ejercicio iniciados en la infancia pueden comenzar una vida de corazón saludable… o toda una vida de daño cardíaco.

Algunas causas de enfermedad cardiaca de adultos que comienzan en la infancia y pueden prevenirse son:

  • Obesidad
  • Acumulación de placa (o depósitos de grasa) en las arterias
  • Cambios poco saludables en niveles de colesterol
  • Presión arterial alta
  • Diabetes

Si bien es cierto que riesgo de enfermedad cardíaca puede presentarse en familias, una dieta saludable puede ayudar a todos los niños a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca. Si cardiopatía está presente en su familia, hable con médico su niño(a) para saber si debe controlar niveles de colesterol y presión arterial regularmente, además de controlar el peso de su niño(a).

 

Comida sana, corazón sano

Una dieta equilibrada es importante para niños y adolescentes, no sólo para prevenir enfermedades del corazón, sino también para fomentar desarrollo y crecimiento sano. Una dieta que previene enfermedades del corazón contiene 2 partes importantes. Primero es mantener calorías diarias a nivel adecuado. Comer demasiadas calorías puede causar aumento de peso. Esto es difícil para su corazón. La segunda es la limitación de grasa. El USDA recomienda que niños limiten la cantidad de grasas que comen, especialmente grasas saturadas. A temperatura ambiente, grasa saturada es sólida.

Estas son pautas para crear una dieta infantil saludable para el corazón:

Amamantar bebés el mayor tiempo posible. Póngase una meta de un año, incluso cuando introduzca alimentos sólidos.

Alimente a su niño(a) principalmente con frutas y verduras, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa.

Controlar tamaño de porciones. Las cantidades diarias recomendadas de alimentos saludables para niños son:

  • Todos los días, 2 onzas de proteína baja en grasa (pescado, pollo) para niños entre 2 y 3 años de edad, 3 – 4 onzas para niños de 4 a 8 años de edad y 5 – 6 onzas para niños 9 a 18 años de edad.
  • 2 tazas de leche baja en grasa para niños menores de 8 años y 3 tazas para niños de 9 a 18 años de edad
  • 5 tazas de fruta
  • 5 tazas de verduras
  • 6 onzas de granos enteros

Evite comer comida rápida con demasiada frecuencia. Si tiene que comer fuera, tome decisiones saludables (como un sándwich de pollo a la parrilla en lugar de una hamburguesa con tocino) y mantenga razonable el tamaño de porciones.

Evite bebidas azucaradas. En cambio, sirva agua y leche baja en grasa.

Limite el jugo a menos de 6 onzas diarias y asegúrese de que es 100% jugo de fruta.

Para niños, total de grasa debe ser no más de 30% a 35% del total de calorías diarias para los de 2 a 3 años de edad y 25% a 35% de calorías para ésos hasta 18 años de edad. Elija grasas más saludables: mono – y poliinsaturadas.

Para mayor nutrientes y fibra, elija cereales integrales como arroz integral en vez de refinados como el arroz blanco.

No obligue a los niños terminar toda su comida. Permita que los niños digan cuando se sientan llenos y han terminado.

 

Estilo de vida sano, corazón sano

Muchas decisiones diarias que toman niños y adolescentes afectan su riesgo de enfermedad cardiaca. Aquí hay algunas opciones con que usted puede entusiasmar a sus niños y adolescentes para ayudarles a proteger su corazón:

  • Hacer actividad física moderada a vigorosa alrededor de 60 minutos casi todos los días de la semana en la infancia. Esto se puede dividir durante el día en 2 o más períodos de actividad.
  • Puesto que muchos niños prefieren estar frente a la televisión o un computador, limite  el tiempo de pantalla a menos de 2 horas al día.
  • No fume. Prohíba el fumar en su casa y evite los lugares donde se fuma.

Recuerde que usted es el modelo a seguir más importante para sus niños. Niños y adolescentes aprenderán sus mejores hábitos de corazón sano observándole.